Artrosis: Mejore sus dolores con la parafina

La parafina es un tipo de cera que retiene muy bien el calor, convirtiéndose la parafina caliente en un tratamiento idóneo para el alivio de los síntomas de la artrosis y de la bursitis. Además reduce los espasmos y consigue una buena relajación muscular.

En tratamiento en Fisioterapia consiste en sumergir el miembro o la zona a tratar en baños de parafina a una temperatura de entre 50º y 54º C durante unos segundos de manera reiterada hasta formar una película. Luego se cubre la zona con una toalla para mantener el calor y conseguir una notable mejoría del dolor causado por la atrosis en manos, cadera y rodillas. Es un tratamiento recomendado por los traumatólogos y reumatólogos de nuestro cuadro médico.